En este blog vamos a hablar de lo que tenemos que comer para estar sanos y vamos a ponerlo en relación con diferentes enfermedades. En este primer post hemos decidido empezar por uno de los problemas más frecuentes: la hipertensión.

En primer lugar tenemos que recalcar la importancia de algo que, si tenéis hipertensión, ya os habrán dicho: Hay que tomar poca sal

??????????????

Lo importante cuando hablamos de tomar poca sal es prestar atención sobre todo a lo que podríamos llamar ” la sal escondida”. Los alimentos frescos tiene por lo general cantidades bajas o moderadas de sodio ( Ya sabeis que la sal común es cloruro de sodio) y pueden tomarse casi sin limitaciones. Incluso podemos añadirles un poco de sal extra ( pero un poco es SÓLO  un poco). Sin embargo la mayoría de los alimentos procesados ( platos precocinados, salsas preparadas, latas…) tienen grandes cantidades de sodio y casi no nos damos cuenta de ello.

En vista de esto ( y de muchas otras cosas que iremos comentando en las diferentes entradas) lo ideal es tomar platos preparados por nosotros mismos con ingredientes frescos y disminuir al máximo el uso de platos preparados. Las verduras frescas además de ser bajas en sal aportan cantidades grandes de fibra que mejora el tránsito intestinal y grandes cantidades de vitaminas necesarias para el correcto funcionamiento del organismo.

Asociado a la disminución de la ingesta de sodio se ha visto que el potasio disminuye la tensión arterial. El cuerpo humano utiliza las mismas estrucuturas para controlar el equilibrio del sodio y el potasio, y por ello parece que el aumentar las dosis de potasio disminuyen las de sodio y con ello la tensión arterial.

Entre los alimentos de que de manera natural tiene un alto contenido de potasio hay que destacar los plátanos. De hecho hay estudios que confirman el poder hipotensor de tomar uno o dos plátanos al día.

Otro mecanismo para reducir la hipertensión es aumentar la relajación de las arterias ( lo que se conoce como vasodiltación). Y entre los alimentos que producen vasodilatación hay que destacar los limones que además de su ya conocida riqueza en vitamina C nos ayudarán en el control de nuestra presión.

Otro alimento que ha demostrado un efecto vasodilatador y con ello un efecto beneficioso para la tensión arterial es la miel. Por ello son recomendables una o dos cucharaditas de miel al día ( y evidentemente no sólo es buena para la hipertensión. Como ya veremos en otras entradas la miel nos aporta infinidad de ventajas que iremos descubriendo).

Con todos estos consejos seguro que te será más fácil controlar los valores de tensión arterial, pero recuerda que todo esto son ayudas y que no pueden sustituir a ningún medicamento que tu médico te haya recetado. Te recomendamos además que, junto a las mediciones que te haga tu médico, controles tú mismo en casa tu tensión arterial con un tensiometro digital. En tensiometroysalud.com puedes encontrar un análisis completo de los diferentes modelos del mercado para que elijas el que más se adapte a tus necesidades.

¿Ya has empezado a comer sano?